Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

¿Son deducibles los gastos del automóvil particular?

Tomás es arquitecto y, para desplazarse a las obras cuya dirección técnica le ha sido encargada, utiliza su propio vehículo, un turismo de clase media provisto de un gran maletero para poder acoger los utensilios de trabajo con comodidad.

Eso sí, cuando termina su jornada de trabajo, lo utiliza para recoger a los niños del cole y acompañarles a las clases de música, deporte, y demás actividades extraescolares; pasarse por el súper con su esposa, hacer la compra semanal y, si les queda tiempo, visitar a los abuelos o irse de “finde”, que hay que disfrutar de la vida. ¿Puede descontarse el IVA que soporta por la compra y mantenimiento del coche? ¿Son deducibles los gastos de su mantenimiento?

Normativa aplicable:

  • Artículo 29 de la Ley del IRPF: Elementos patrimoniales afectos

“1. Se considerarán elementos patrimoniales afectos a una actividad económica:

a) Los bienes inmuebles en los que se desarrolla la actividad del contribuyente.

b) Los bienes destinados a los servicios económicos y socioculturales del personal al servicio de la actividad. No se consideran afectos los bienes de esparcimiento y recreo o, en general, de uso particular del titular de la actividad económica.

c) Cualesquiera otros elementos patrimoniales que sean necesarios para la obtención de los respectivos rendimientos. En ningún caso tendrán esta consideración los activos representativos de la participación en fondos propios de una entidad y de la cesión de capitales a terceros.

2. Cuando se trate de elementos patrimoniales que sirvan sólo parcialmente al objeto de la actividad económica, la afectación se entenderá limitada a aquella parte de los mismos que realmente se utilice en la actividad de que se trate. En ningún caso serán susceptibles de afectación parcial elementos patrimoniales indivisibles.

Reglamentariamente se determinarán las condiciones en que, no obstante su utilización para necesidades privadas de forma accesoria y notoriamente irrelevante, determinados elementos patrimoniales puedan considerarse afectos a una actividad económica.

3. La consideración de elementos patrimoniales afectos lo será con independencia de que la titularidad de éstos, en caso de matrimonio, resulte común a ambos cónyuges.”

  • Artículo 22.4 del Reglamento del IRPF

4. Se considerarán utilizados para necesidades privadas de forma accesoria y notoriamente irrelevante los bienes del inmovilizado adquiridos y utilizados para el desarrollo de la actividad económica que se destinen al uso personal del contribuyente en días u horas inhábiles durante los cuales se interrumpa el ejercicio de dicha actividad.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no será de aplicación a los automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores, motocicletas, aeronaves o embarcaciones deportivas o de recreo, salvo los siguientes supuestos:

a) Los vehículos mixtos destinados al transporte de mercancías.

b) Los destinados a la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.

c) Los destinados a la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.

d) Los destinados a los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.

e) Los destinados a ser objeto de cesión de uso con habitualidad y onerosidad.”

  • Artículo 95 de la Ley de IVA: Limitaciones del derecho a deducir

Uno. Los empresarios o profesionales no podrán deducir las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios que no se afecten, directa y exclusivamente, a su actividad empresarial o profesional.

Dos. No se entenderán afectos directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional, entre otros:

2.º Los bienes o servicios que se utilicen simultáneamente para actividades empresariales o profesionales y para necesidades privadas.

Tres. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, las cuotas soportadas por la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título de los bienes de inversión que se empleen en todo o en parte en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional podrán deducirse de acuerdo con las siguientes reglas:

1.ª Cuando se trate de bienes de inversión distintos de los comprendidos en la regla siguiente, en la medida en que dichos bienes vayan a utilizarse previsiblemente, de acuerdo con criterios fundados, en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

2.ª Cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por 100.

A estos efectos, se considerarán automóviles de turismo, remolques, ciclomotores y motocicletas los definidos como tales en el anexo del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, así como los definidos como vehículos mixtos en dicho anexo y, en todo caso, los denominados vehículos todo terreno o tipo "jeep".

No obstante lo dispuesto en esta regla 2.ª, los vehículos que se relacionan a continuación se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 100 por 100:

a) Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.

b) Los utilizados en la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.

c) Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.

d) Los utilizados por sus fabricantes en la realización de pruebas, ensayos, demostraciones o en la promoción de ventas.

e) Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.

f) Los utilizados en servicios de vigilancia.

El Tribunal Supremo, en sentencia 825/2019, de 13 de junio, Sala de lo Contencioso-Administrativo, sienta las reglas interpretativas sobre la deducción, en el IRPF, de los gastos derivados del uso y mantenimiento de los vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores, motocicletas, aeronaves o embarcaciones deportivas o de recreo, cuando se dedican alternativamente a actividades económicas y privadas, salvadas las excepciones que en la normativa vigente se contemplan (art. 29 de la Ley de IRPF y 22 de su Reglamento, antes transcritos).

Analiza el alto tribunal en dicha sentencia si la redacción del párrafo segundo del referido artículo 22.4 del Reglamento, relativo a la deducción de los gastos de amortización de los elementos patrimoniales afectos a una actividad económica, en cuanto se refiere a vehículos automóviles y motocicletas, y las presunciones que en él se incluyen son o no contrarias a la Ley del Impuesto. La cuestión se plantea porque el contribuyente alega que el tratamiento que dicha Ley y su Reglamento confieren a la consideración como vehículos automóviles de turismo, a efectos de la deducción en el IRPF como gasto necesario para la obtención de ingresos de la actividad profesional, es distinto al tratamiento dado por la Ley del IVA, lo que sería contrario al principio de capacidad económica.

Para el Supremo, la controversia no existe ya que la norma se limita a concretar la no afectación de un elemento patrimonial indivisible, los vehículos automóviles y motocicletas, contenida, con carácter general, en la Ley del IRPF, pero sin impedir la prueba, por parte del contribuyente, para acreditar que dicho elemento patrimonial se utilice efectivamente para el desarrollo de actividades profesionales y privadas; dicho de otro modo, que la indivisibilidad del bien, con carácter general, no impide de entrada su afectación parcial.

Por otra parte, la sentencia establece las siguientes reglas interpretativas:

- Norma General: No son susceptibles de afectación parcial elementos patrimoniales indivisibles, esto es, “aquellos que, por sus características materiales, no son susceptibles de destinarse simultáneamente (sino alternativamente) a una actividad privada y a una económica” entre los que se encuentran los vehículos turismo y los ciclomotores; en consecuencia, cuando se trate de elementos patrimoniales indivisibles que sirvan sólo parcialmente al objeto de la actividad económica, la afectación se entenderá limitada a aquella parte de los mismos que realmente se utilice en la actividad de que se trate.

- Norma especial: Determinados bienes indivisibles pueden considerarse afectos a la actividad económica del contribuyente cuando alternativamente se utilicen "para necesidades privadas de forma accesoria y notoriamente irrelevante", trasladando al Reglamento la necesidad de concretar en qué circunstancias y con relación a qué bienes se refiere la excepción a la regla general, lo que se concreta en su artículo 22.4 (antes transcrito) al disponer que se considerarán utilizados para necesidades privadas de forma accesoria y notoriamente irrelevante los bienes del inmovilizado adquiridos y utilizados para el desarrollo de la actividad económica que se destinen al uso personal del contribuyente en días y horas inhábiles durante los cuales se interrumpa el ejercicio de dicha actividad. Problema: la prueba, que corre a cargo de quien afirma.

Septiembre 2019