Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

¿A coste cero? Ojo al fraude

Existen entidades que ofrecen sus servicios para la adecuación a la normativa de protección de datos “a coste cero”, esto es, ofertando una adecuación completa a esta legislación a un precio muy bajo, o incluso gratuitamente.

Antes de contratar este tipo de servicios le conviene saber que la adecuación de su empresa a una normativa específica requiere, para alcanzar un resultado correcto, un estudio individual pormenorizado de su situación, los diferentes tratamientos que realiza su empresa, los sistemas informáticos y de gestión documental, además de un programa formativo para los trabajadores de la empresa.

Este tipo de ofertas pueden entrañar un fraude; regularmente proceden de consultorías y se dirigen fundamentalmente a las pymes y a los autónomos, haciendo uso de técnicas intimidatorias por la aplicación del régimen sancionador del Reglamento General de Protección de Datos.

Conviene distinguir las empresas acreditadas de las que practican técnicas fraudulentas de captación. Para ello le ofrecemos algunos consejos que le ayudarán a tal fin:

  • Distinga bien entre la forma y el fondo: Si bien el objetivo es la adecuación a la normativa de la protección de datos, no basta que la entidad se limite a entregarle unos formularios previamente cumplimentados. El cumplimiento de la normativa exige el diseño, aplicación y revisión de los sistemas de protección de datos a la actividad y circunstancias específicas de su empresa. El incumplimiento puede ser constitutivo de una infracción normativa, lo que daría pie a que la Agencia Española de Protección de Datos pudiera instruir el correspondiente expediente sancionador.
  • Existen servicios que no resultan necesarios, así como prácticas agresivas, competencia desleal y publicidad engañosa ofreciendo servicios innecesarios o bajo el concepto de “formación”, cuando la realidad es otra. Incluso pueden llegar a ofrecerle la puesta a su disposición de un Delegado de Protección de Datos, bajo la apariencia de que es obligatorio su nombramiento, cuando no es así en todos los casos.
  • Es posible que en la propaganda de tales entidades se haga constar el logotipo de algún organismo oficial, a modo de garantía conferida por medios institucionales.
  • Evite a las empresas que llevan a cabo “prácticas agresivas”, entendiendo por tales la realización de prácticas comerciales en las que se coarte el poder de decisión de los destinatarios mediante la referencia a la posible imposición de sanciones por incumplimiento de la normativa, así como ofrecer documentación por la que se pretenda crear una apariencia de cumplimiento de la normativa de forma complementaria a la realización de cursos de formación sin haber ejecutado las actuaciones necesarias para verificar que dicho cumplimiento realmente se produce.
  • La utilización de fondos destinados a programas de formación. La contratación del servicio de adecuación a la normativa de protección de datos a “coste cero”, esto es, financiada con cargo a fondos públicos a través de bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social para la formación profesional para el empleo, puede derivar en infracciones, sancionables por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, con multas de 626 euros a 187.515 euros, sin perjuicio de considerar, en cada caso, otras circunstancias, tales como: una infracción por cada empresa y por cada acción formativa, la solidaridad de los distintos sujetos intervinientes en la organización y ejecución de la formación en la devolución de las cantidades indebidamente obtenidas o las sanciones accesorias que en cada caso procedan.
  • Infracción tributaria. Consecuencia de lo anterior, tanto el que oferta los servicios como quien los contrata van a sufrir las consecuencias fiscales pertinentes: mientras que las actividades formativas dirigidas a los empleados están exentas de tributación por el Impuesto del Valor Añadido (IVA), el tipo aplicable a un servicio de adecuación a una determinada legislación sería del 21%. En caso de tratarse de un negocio simulado se puede estar cometiendo una infracción tributaria, sancionable con multa pecuniaria proporcional, del 50% en adelante, sobre la cuantía no ingresada.

Nuestra recomendación:

Antes de contratar, infórmese. Es mejor prevenir que curar. Asegúrese de que los servicios que les ofrecen las empresas de este sector no incurren en las prácticas mencionadas con anterioridad. Y si le quedan dudas, contacte con nosotros, que somos independientes y estamos de su parte.