Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

¿Estudias idiomas extranjeros? El coste puede ser gasto deducible en tu actividad económica.

Para adquirir mayor competitividad frente a la competencia, D. Avispado Emprendedor ha decidido, pese a no ser año nuevo, ponerse a estudiar inglés, alemán, ruso o lo que dé abasto, en una academia, a ver si con ello puede dar un vuelco a su negocio e incrementar las ventas, ahora que los cruceristas invaden nuestras calles.

Si un empresario autónomo decide ponerse a estudiar idiomas para expandir su actividad a clientes extranjeros, su coste podrá considerarse como gasto deducible de su actividad económica en su declaración del IRPF. Hacienda deberá admitir dicha deducción si tales gastos están correlacionados con los ingresos, esto es, si la realización del curso es necesaria para la obtención de los ingresos, si está en posesión de la correspondiente factura y hay constancia en sus registros contables.

Y es ahí donde radica el problema de fondo: la correlación.

Se trata de una cuestión de hecho, por lo que D. Avispado deberá recopilar cuantos elementos de prueba pueda para acreditar su derecho a la deducción. A modo de ejemplo, señalamos:

  • Volumen de facturación efectuada a clientes extranjeros a partir de una determinada fecha (cuando ya sepa decir algo más que “Good morning, Sir”, “Tagesmenü”, o “трес пил-пил”, que como todos sabemos significa bacalao al pil-pil en ruso).
  • Si no puede demostrar lo anterior, ya que no es obligatorio que distinga la facturación por nacionalidad del cliente, deberá probar que se han realizado gestiones para las cuales era necesario el conocimiento del idioma. Así, será válido ofrecer los servicios en un idioma extranjero a través de la carta/menú, publicidad en prensa, en su página web, y usar el idioma estudiado en correos electrónicos con clientes extranjeros (en firme o potenciales), así como la realización de viajes y contactos en países en los que sea conveniente desenvolverse en dicho idioma.