Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

Los gastos deducibles en el IRPF: Actividades económicas VII

Último capítulo (VII) de la serie “Gastos Deducibles en el IRPF para las actividades económicas”. Toca el turno a los que derivan del ejercicio de la actividad en el propio domicilio del contribuyente.

 

Trabajo en mi domicilio: gastos particulares y/o de la actividad.

El uso de un inmueble para el ejercicio de una actividad económica permite a su propietario deducirse los gastos derivados de la titularidad y utilización. Así, tendrán la consideración de gasto deducible de los ingresos los de mantenimiento (reparaciones y conservación), suministros (electricidad, agua, gas), servicios (vigilancia, portería, administración, comunitarios), tributos (IBI, vado), gastos de financiación (intereses de la hipoteca), y la amortización de la edificación. Incluso se aplicará este criterio aunque la titularidad del inmueble pertenezca a su cónyuge, independientemente del régimen económico matrimonial aplicable.

Si el inmueble está exclusivamente afecto al ejercicio de la actividad económica (no existe uso privado del mismo), la deducción de tales gastos se realizará íntegramente (al 100%).

Por el contrario, si la afectación fuera parcial, esto es, uso compartido para actividad económica y actividad privada (por ejemplo como despacho profesional y también como vivienda):

  • Son deducibles los gastos inherentes a la titularidad (IBI, comunidad, seguros, amortización y financiación por la compra, en la parte que resulte proporcional al uso como elemento afecto a la actividad económica.
  • Sin embargo, lo anterior no es de aplicación a los suministros; para este tipo de gastos deberá calcular la proporción entre los metros cuadrados de la vivienda usados para la actividad económica y la superficie total de la vivienda, y sobre esta proporción aplicar el 30%; el resultado será el importe que podrá aplicar como gasto deducible sobre los suministros.

Ejemplo

El Dr. Quin Mal tiene una vivienda de 110 m2, de los que utiliza 25 para su consulta profesional; el gasto por suministros (electricidad, agua, teléfono, internet, etc.) asciende a 3.000 euros/año. ¿Qué importe podrá deducirse como gasto deducible de su actividad económica?

Solución:

110 m2 superficie - 100 %

25 m2 afectos       - X     => X = 22,73 % (parte proporcional del inmueble afecto a la consulta)

3.000 (gastos por suministros) x 22,73% = 681,90 x 30% (porcentaje aplicable por normativa vigente) = 204,57 (importe deducible por suministros).


Si, a pesar de todo ello, Vd. considera que el gasto inherente a la actividad es superior y está en condiciones de acreditarlo, puede deducirse un porcentaje mayor. Eso sí, debe armarse de elementos probatorios suficientes que lo demuestren (contadores de suministros individualizados para cada tipo de consumo, líneas de teléfono distintas, etc.).

Hay compañías telefónicas que ofertan, junto al teléfono fijo e Internet, dos o más líneas de móvil, incluyéndolas en la misma factura. Si contrata este tipo de productos y va a utilizar una de las líneas exclusivamente para su actividad económica, asegúrese de que la compañía desglosará en la factura el importe de dicha línea separadamente de las demás. De este modo podrá deducirse el gasto (si la factura no está desglosada no podrá hacerlo).