Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

Los gastos deducibles en el IRPF: Actividades económicas V

Nuevo episodio (V) relativo a los gastos deducibles de las actividades económicas: estancia y manutención, desplazamientos y uso de vehículos.

 

GASTOS DE ESTANCIA Y MANUTENCIÓN

Como consecuencia de realizar visitas, entrevistas o encuentros con sus clientes, es posible que deba soportar gastos de restaurantes por manutención, e incluso de estancia en hoteles cuando se ve obligado a pernoctar fuera de su domicilio. A partir de 2018 estos gastos son deducibles, tal como ya lo eran anteriormente por los trabajadores por el concepto de dietas exentas, dentro de los límites que detallamos:

Estancia y manutención

En España

En el extranjero

Sin pernocta

26,67 €

48,08 €

Con pernocta

53,34 €

91,35 €

 

Condiciones:

  1. Deben estar relacionados con la actividad empresarial (evitar días inhábiles, festivos, o en que permanezca cerrado el establecimiento). Conserve los documentos que justifiquen la realidad del desplazamiento (correos con el cliente, agenda, peajes, pedidos acordados, etc.).
  2. No se requiere que los de manutención se efectúen en municipio distinto al de la empresa (lo que sí se exige con las dietas de los trabajadores).
  3. Deben pagarse por medios telemáticos, tarjeta o transferencia bancaria (no en efectivo).

 

GASTOS DE DESPLAZAMIENTO

Es uno de los gastos cuya relación con la actividad empresarial resulta dificultosa, motivo por el cual la inspección de los tributos suele ser restrictiva a la hora de considerarlos como gasto fiscalmente deducible. Consejos:

  1. Consiga y conserve la factura a su nombre.
  2. Pague con tarjeta.
  3. Si se efectúan en taxi, pida que en la factura conste su nombre, día, hora y trayecto, para relacionarlo con su actividad económica.
  4. En caso de que se efectúen en bus, metro o tren, procure que conste día y hora del servicio usado, mejor en horario laboral.
  5. Si los repercute a su cliente, desglóselos en la factura que le expide; de esta forma podrá justificar a Hacienda que están relacionados con la actividad y, por tanto, son deducibles.

GASTOS POR USO DE VEHÍCULOS

La normativa actual permite la deducción de los gastos que deriven de cualesquiera elementos patrimoniales que sean necesarios para la obtención de los respectivos rendimientos. Sin embargo, en  ningún  caso  tendrán  la  consideración  de  elementos  afectos  a  una  actividad económica, entre otros, los destinados  al  uso  particular  del  titular  de  la actividad, como los de esparcimiento y recreo.

En otras palabras, no se entenderán afectos a la actividad los bienes que  se  utilicen  simultáneamente  para  actividades  económicas  y  para necesidades  privadas,  salvo  que  la  utilización  para  estas  últimas  sea  accesoria  y  notoriamente irrelevante; merecen tal calificación los bienes del inmovilizado adquiridos y utilizados para el desarrollo de la actividad económica que se destinen al uso personal del contribuyente en días u horas inhábiles, durante los cuales se interrumpa el ejercicio de dicha actividad.

Sin embargo, esto último no será de aplicación a los automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores, motocicletas, aeronaves o embarcaciones deportivas o de recreo, salvo los siguientes supuestos:

  1. Los vehículos mixtos destinados al transporte de mercancías y personas.
  2. Los  destinados  a  la  prestación  de  servicios  de  transporte  de  viajeros  mediante contraprestación.
  3.  Los destinados a la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  4. Los destinados a los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  5. Los destinados a ser objeto de cesión de uso con habitualidad y onerosidad.

Importante: los gastos procedentes del uso de automóviles de turismo (combustible, seguros, reparaciones, mantenimiento, aparcamiento, etc.) solamente serán fiscalmente deducibles si el titular de la actividad demuestra la afectación exclusiva del vehículo a la actividad económica (prueba diabólica), salvo los casos especificados en las letras a) a e) anteriores.