Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

La vivienda turística: Objetivo recaudatorio de hacienda

Si se aprueba un proyecto de Real Decreto, actualmente en tramitación, en los términos que han sido dados a conocer, los intermediarios en el arrendamiento de viviendas con fines turísticos (alojamientos turísticos) estarán obligados presentar, a partir del 1 de enero de 2018, declaraciones informativas periódicas a Hacienda.

En el texto del proyecto de Real Decreto se califica como uso de viviendas con fines turísticos "la cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione y realizada con finalidad lucrativa u onerosa".

Y también define como intermediarios a todas las personas o entidades que presten el servicio de mediación entre cedente (propietario) y cesionario (turista) del uso como vivienda vacacional, ya sea a título oneroso (mediante la percepción de una comisión) o gratuito (por amor al arte, sin contraprestación alguna).

Los intermediarios deberán informar a la AEAT de sus actividades

Se considerarán plataformas colaborativas las personas o entidades que intermedien en la cesión de uso de vivienda vacacional y tengan la consideración de prestador de servicios de la sociedad de la información, en los términos a que se refiere la Ley de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, con independencia de que preste por sí misma el servicio subyacente objeto de la mediación, o de la imposición de determinadas condiciones que afecten tanto a los propietarios como a los turistas, tales como precio, seguros, plazos u otras condiciones contractuales.

La declaración informativa deberá contener tanto los datos de identificación del titular-propietario de la vivienda arrendada con fines turísticos, como del titular del derecho en virtud del cual ésta se cede con fines turísticos (operador intermediario), con expresión de nombre y apellidos o razón social o denominación completa y número de identificación fiscal. Se incluirá, además, la identificación del inmueble, incluso su referencia catastral, y la de las personas o entidades cesionarias, así como el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos.

Los operadores-intermediarios deberán conservar copia del documento de identificación de las personas beneficiarias del servicio. Además de lo anterior, se deberá facilitar información sobre el importe percibido por el cedente del derecho (propietario-titular) por la prestación del servicio de cesión (arrendamiento) de la vivienda o su prestación gratuita, si fuere el caso.

Quedan excluidos del ámbito del Real Decreto los arrendamientos o subarrendamientos de viviendas contemplados en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, y los alojamientos turísticos regulados por su normativa específica como establecimientos hoteleros, alojamientos en el medio rural, albergues y campamentos de turismo, entre otros, así como el derecho de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles.