Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

LAS FACTURAS. Segunda Parte.

Esta vez nos centramos en la factura simplificada (sustitutoria de los antiguos tickets) y las obligaciones formales de su expedición, bien por el empresario/profesional, bien mediante terceros autorizados.

La factura simplificada

SU CONTENIDO: La factura simplificada tiene un contenido más reducido que la factura completa u ordinaria y es el documento que sustituye a los antiguos tiquets, vigentes hasta el 31.12.2013. Salvo algunas excepciones podrán expedirse, a elección del obligado a su expedición, bajo las siguientes condiciones:

  1. Cuando su importe no exceda de 400 euros, IVA incluido.
  2. Cuando se trate de facturas rectificativas.
  3. Cuando su importe no exceda de 3.000 euros, IVA incluido, y se trate de alguno de los supuestos respecto de los que tradicionalmente se ha autorizado la expedición de tiquets en sustitución de facturas, esto es:
  1. Ventas al por menor, incluso las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.
  2. Ventas o servicios ambulantes.
  3. Ventas o servicios a domicilio del consumidor.
  4. Transportes de personas y sus equipajes.
  5. Servicios de hostelería y restauración prestados por este tipo de establecimientos (restaurantes, bares, cafeterías, etc.).
  6. Servicios prestados por salas de baile y discotecas.
  7. Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.
  8. Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.
  9. Utilización de instalaciones deportivas.
  10. Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
  11. Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
  12. Alquiler de películas.
  13. Servicios de tintorería y lavandería.
  14. Utilización de autopistas de peaje.

En supuestos distintos de los anteriores, Hacienda puede autorizar la expedición de facturas simplificadas cuando así lo aconseje la práctica comercial de determinados sectores de actividad.

La obligación de expedir factura

Como ya anunciamos en nuestro anterior Boletín Informativo (ver Las Facturas I), los empresarios o profesionales están obligados a expedir factura, y copia de esta, por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en el desarrollo de su actividad. Sin embargo, no podrán expedir factura simplificada  por las siguientes operaciones:

  1. Ventas destinadas a otros países de la Comunidad Europea (C.E.).
  2. Ventas o servicios que se entiendan realizados en España, cuando el proveedor o prestador del servicio no esté establecido en España, el sujeto pasivo sea el destinatario de la operación y la factura sea expedida por éste.
  3. Cuando la operación esté sujeta en otro estado de la C.E., el sujeto pasivo del Impuesto sea el destinatario para quien se realice la operación y la factura no sea materialmente expedida por este último en nombre y por cuenta del proveedor del bien o prestador del servicio.
  4. Cuando la operación se entienda realizada fuera de la C.E.


Cumplimentación de las facturas

Anteriormente hemos señalado que todo empresario o profesional está obligado, salvo excepciones, a expedir factura por las entregas de bienes o prestaciones de servicios realizados en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional; a estos efectos, incluso el arrendamiento de inmuebles se considera actividad empresarial (en el IVA).

La obligación de expedir factura puede cumplirse bien directamente por el empresario o profesional, bien a través de terceros autorizados por éstos al efecto, aunque el responsable último del cumplimiento de todas las obligaciones formales será, en todo caso, el empresario o profesional que lo hubiere autorizado. En tal caso, la norma exige determinados requisitos para que quien expida la factura (destinatario de la  operación o tercero autorizado) sea persona (física o jurídica) distinta del titular de la actividad o profesión:

  1. Autorización previa del empresario o profesional que realice las operaciones.
  2. Establecimiento de un procedimiento de aceptación por parte del empresario/profesional autorizante para cada factura que se emita.
  3. Cuando sea el destinatario quien expide la factura, deberá remitirle copia al autorizante.